lunes, 4 de abril de 2022

LAS COSAS NO SIEMPRE SON LO QUE PARECEN.

En este momento en el Planeta hay quienes están comprometidos en impedir que la Luz brille en todas las cosas. Es que la Luz elimina la sombra, y ofrece una mayor comprensión. Y deja al descubierto que el Planeta necesita conciencia pura y sin adulterar más que nunca. Les dejo una parábola de un hombre llamado Wo. Es una parábola que extiende la imaginación de la realidad.

Wo es un guerrero, y esta en un planeta que es muy oscuro. Wo, ha estado guerreando en este Planeta durante mucho tiempo, con una espada muy vieja y oxidada, y ha sido enviado al campo de batalla tantas veces que pensó que era su última vez, al oír ruidos y el blandir de la espada, fue herido un número de veces y volvió a la trinchera otra vez, listo para salir y hacerlo de nuevo. Estos cuadros son bastante tristes, bastante feos. Pero el planeta mismo era oscuro, y la Luz nunca parecía llegar y parecía que siempre había una batalla tras otra, con esa espada oxidada. Lo que viene ahora puede parecer gracioso y tal vez un poco ridículo, pero apareció un hombrecito verde. Hablaba raro. Y le dijo a Wo: “Tengo un sable especial para ti.” Y Wo dijo: “¿De veas?  Me vendría bien uno nuevo, porque el mío está muy viejo y oxidado. Y el hombrecito verde le entregó eso. No parecía una espada en absoluto, hasta que apretó un botón, ¡y allí salió un sable de Luz!  ¡Guau! El hombrecito verde se fue. 
  

Wo supo que él iba a ganar esta batalla, porque tan pronto como encendiera eso podría golpear al enemigo y sería capaz en el campo de batalla, y ganaría esa batalla, y ya no tendría que preocuparse más; pero no es eso lo que recibió. Cuando fue hora de que los guerreros salieran al campo y sonó la campana, y salieron de las trincheras, él se levantó en el campo y tocó ese botón, y salió la Luz… y lo que vio a su alrededor, él no lo había esperado. Todo lo que nunca había visto antes. Todo a su alrededor era un shock, porque ellos veían, no a él con su sable espada, sino la Luz que este creaba. Y miraron alrededor, y por primera vez se vieron unos a otros a los ojos. Y reconocieron que todos vestían ropas miserables, con espadas oxidadas, incluso olvidaron lo que estaban haciendo y se vieron uno a otro como seres humanos por primera vez, y colectivamente. Sin decir una palabra. Mientras él sostenía esa Luz, ellos dejaron caer sus espadas y se miraban entre sí.

Y por primera vez podían verse unos a otros. Ni siquiera reconocían los uniformes, ni tampoco sabían por qué peleaban. Y ese fue el comienzo de la Luz en ese Planeta. Esas son las cosas que suceden con la Luz. No tengan miedo, porque cada uno de ustedes tienen esa espada sable. Y sabrán como usarla para iluminar áreas que necesitan iluminarse, también en nuestro Planeta. Como cuando uno enciende un fósforo en una habitación oscura, y puedes ver todo a tu alrededor.

Un abrazo de Luz.

52 comentarios:

  1. Cristina, que historia más hermosa. Esa luz hace mucha falta, con lo fácil que es mirarse a los ojos como hermanos que somos, perola avaricia y el rencor parece que puede con todo lo hermoso, no dejan verlo, esa luz hace mucha falta.
    Un placer leerte.
    Feliz tarde de lunes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay que leer entre líneas y es entonces cuando nos damos cuenta que todos poseemos esa espada de luz que nos hará protegernos cuando sea necesario, ella somos nosotros mismos, nuestra mente y actitud ante la vida. Un besazo y gracias por tus entradas. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Es tiempo de gran lucha entre oscuridad y luz. Vibremos alto para ayudar a que la luz se expanda.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. No voy a tener miedo porque tu me dices que no lo tenga. me dejaría llevar la historia es hermosa y la luz es especial. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Crristina, la luz siempre vence a la oscuridad. En estos momentos debemos confiar en que así será. Vivimos tiempos muy duros y difíciles, la vida nos prueba a todos, y más aún a los que sufren injusticias y guerras. Ojalá la luz brille y confunda a todos los que odian y realizan crímenes y guerras, amiga.
    Mi abrazo entrañable y agradecido por tus buenos temas y tu cercanía.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la historia. La luz no dice explicativamente dónde debemos estar, y es al lado de la vida, de los humanos. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  7. Nos hace falta luz sin duda, para comprender que no somos tan diferentes unos de otros, si pudiésemos dejar caer los estereotipos que portamos a diario, todo se vería diferente.

    Besos Cristina!!

    ResponderEliminar
  8. Bella reflexion uno debe dar su luz para encender a otros. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  9. Bonita parábola, iluminar es perder el miedo y ver es comprender. Perfecta para la reflexión en estos tiempo en los, la mayoría, que miramos pero no vemos.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Gosto de luz. Texto didático que muito gostei de ler
    .
    Cumprimentos cordiais
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristina, es una historia sin lugar a dudas hermosísima. Besos :D

    ResponderEliminar
  12. Es que la oscuridad da miedo, intriga, inseguridad. Nos aferramos a cualquier punto de luz, pero hay que saber buscarlo.
    Namasté Cristina.

    ResponderEliminar
  13. Querida Cristina
    ¡Qué parábola tan hermosa!
    En verdad, existen personas que se han propuesto oscurecer nuestra vida, colmarla de miedos e incertidumbres; todos pudiéramos llevar luz a nuestros semejantes en cambio de odio y destrucción.
    Millones de gracias por darme siempre una excelente lección de vida.
    Un enorme abrazo colmado de luz.

    ResponderEliminar
  14. Hoy más que nunca estimada Cristina, el ser humano, está más necesitado de esa luz que todo lo puede.
    Una hermosa parábola. Que esa Luz ilumine a tanto necesitado de ella por el bien de este planeta.
    Ya se te echaba de menos Cristina, espero te encuentres bien.
    Un gran abrazo amiga y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
  15. La oscuridad y la luz sen dan la mano en no pocas ocasiones necesitándose ambas para ver las dos caras de la moneda. Tanto la metáfora del sable como el ejemplo del fósforo en la oscuridad de una habitación me han parecido brillantes y nunca mejor dicho ;)

    Un fuerte abrazo, Cristina.

    ResponderEliminar
  16. ""el Planeta necesita conciencia pura y sin adulterar más que nunca.""
    La parábola es preciosa, Cristina. Pero tu reflexión me parece muy, muy acertada y se te agradece mucho.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gran reflexión Cristina. Se necesita luz.... Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Necesitamos la luz y la buscamos. Triste sería estar entre tinieblas. Gran parábola.
    Buen miércoles Cristina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Y puesto que la materia y forma son categorías inherentes a todos los elementos inherentes a la luz la consideró como la forma de la primera materia creada.
    Así, cuando la primera forma entró en composición con la primera materia, se constituyó el ente corpóreo. Además, ya que la luz, de acuerdo a su naturaleza, se multiplica en todas las direcciones, al hacerlo la primera luz se llevó consigo a la materia, extendiéndola hasta su máxima expansión y creando de esta manera toda la masa corporal existente en el Universo...
    Besos desde El Otro Lado De La Luna-

    ResponderEliminar
  20. Que tal Cristina!
    me encanta y me da paz y esperanza esta historia, ojala que yo, que como sabes soy un hada, pueda tambien aportar un poco mas de magia y claridad a estos momentos oscuros que pasa nuestro amado mundo.
    Fuera de la broma, te mando un gran abrazo de luz.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué maravilla Cristina!
    A veces se nos olvida lo más fundamental. Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Quizás hoy necesitemos con más fuerza esa luz que llene este mundo de paz y amor.
    Toda tu entrada invita a reflexionar, mil gracias.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  23. Una historia maravillosa. Necesitamos que brille esa luz.
    Esperemos salir de la oscuridad.
    Una reflexión fantástica.
    Un abrazo fuerte. Me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar
  24. Hay gente que habla de luz y se niega a verla
    y sigue odiando a otros por solo el echo de tener envidias
    ¿como se superará todo
    si a todos les importa nada mas qué ellos mismos?????????????????????????

    ResponderEliminar
  25. Me encanta tu reflexión. Un placer pasarme por aquí y poder leerte. Besos

    ResponderEliminar
  26. No te imaginas el suspiro que he tenido al terminar de leerlo. Me ha encantado!!! Es una buena esperanza para seguir adelante.
    Pone... Y Wo dijo: ¿de veas? es de verás ¿no?.
    Feliz finde y un abrazooo.

    ResponderEliminar
  27. ¡¡Que cosas tan bonitas escribes amiga Cristina!!
    Me ha encantado y estaba deseando llegar al final...
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Un preciosos relato, Cristina, que nos habla de "iluminar" la oscuridad que nos impide ver al otro, y hasta vernos a nosotros mismos con más amor y empatía, sin ira.

    Me fijo en la calle, hay mucha gente que sufre de soledad y que sólo con que les digas unas palabras, comentar el tiempo que hace o lo que se te ocurra, y les dediques una sonrisa puedes poner una pizquita de luz en ese día concreto.

    Un placer pasar por este remanso de paz y de buen rollo, Cristina.

    ¡Feliz primavera! Un beso,

    ResponderEliminar
  29. La luz alumbra el camino, enseña la verdad que las sombras ocultan, ante ella estamos desnudos.
    Me gustó tu relato.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  30. Cristina. Muy bonita la historia que has contado sobre Wo y el hombrecillo verde. Creo que estamos en una época donde todas las personas necesitamos una luz. Al menos para seguir caminando hacia adelante. Ha sido un placer leerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  31. ¡Hola cristina!
    Me ha gustado mucho lo que dices en tu relato. Gracias por obsequiarnos con tus palabras excelentes reflexiones. Te envío un abrazo de amistad.

    ResponderEliminar
  32. Esa es la luz que necesitamos para vernos mejor, para envolvernos en ella y dejar a un lado las tinieblas. Qué bella historia. Gracias, Cristina, es un placer leer este blog. Aprender de cada entrada que nos regalas. Gracias, amiga. Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  33. No te enojes pero cambia la musica por otra esbella pero siempre es la misma
    un beso

    ResponderEliminar
  34. Querida Cristina,

    Estaba de viaje, pero ha sido bueno regresar para encontrar tu nueva entrada. Se trata, como siempre de bellas palabras para la reflexión.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  35. Nos traes una preciosa historia (¡y música!). La luz del alma nos hace ver cada rincón oscuro, enciende la verdad que esta oculta y "ve" la verdadera esencia nuestra y de los demás.
    Gracias por estas reflexiones tan hermosas.
    Un abrazo muy grande (¡ y Feliz primavera!)

    ResponderEliminar
  36. No nos vendría mal una espada como esa en este mundo de prisas, competitividad y soberbia de muchos, que no ven más allá de sus propias narices, y que no les importa el engañar, pisotear o estafar a todos los que puedan, para lucro propio, mientras otros no tienen para cubrir sus necesidades más básicas, en este mundo donde la corrupción campa a sus anchas.
    Una entrada muy bonita, así como la música que la acompaña. Y al que no le guste, que se ponga algodones en los oídos.
    Un fuerte abrazo, amiga Cristina.

    ResponderEliminar
  37. Una parábola preciosa que necesitaríamos leer todos cada dia hasta tomar conciencia.
    Un abrazo con mucho cariño, Cristina.

    ResponderEliminar
  38. La historia es muy linda. Ojala esa espada pueda librar la mejor batalla para traer luz y paz a este mundo!! Y que brille la luz de cada uno de nosotros.Besos

    ResponderEliminar
  39. El mundo sería diferente, si todos fuéramos consciente, que somos seres de luz pero a veces lo olvidamos... Una hermosa historia para meditar y reflexionar.
    Feliz Pascua de Resurrección!

    ResponderEliminar
  40. En la actualidad necesitamos la luz mas que nunca. Me ha encantado tu relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  41. Cristina hermosa metáfora, llegara el día que el ser humano descubra que esa espada la poseemos en nuestro interior y cuando se exteriorice todo oscilara en una octava mayor.
    Feliz
    comienzo de semana Saludos

    ResponderEliminar
  42. Hola Cristina, gracias por compartir esta bella parábola que nos hace a todos reflexionar. Si esa luz brillara en cada ser humano el mundo sería muy diferente. Ojalá así sea algún día. Que tengas una bonita y bendecida semana, un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Hola paso para darte las gracias por tu comentario y por tu visita. Saludos muy cariñosos

    ResponderEliminar
  44. Hola Cristina. Voltei!
    As tuas palavras são sempre um doce fascínio!

    Te dejo un beso... e saudades!

    ResponderEliminar
  45. ¡Holaa, Cris!

    Que Dios te bendiga, amiga, nos dejas un post fantástico alentador y reflexivo, Luz es la que falta en este mundo ciego, insensible y egoísta. Wo, debe haber sido un gran sabio.
    Gracias por compartir esta entrada tan reflexiva.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi gran estima, junto a mi fraterno y cariñoso abrazo.
    Se muy, muy feliz cada día que amanece.

    ResponderEliminar
  46. No sé porque sale anónimo... Soy Marina Filgueira.

    ResponderEliminar
  47. Cristina querida
    Ya sabes que me ha fascinado la parábola del guerrero Wo. He pasado de nuevo a visitarte, para que sepas que, siembras en terreno fértil. Y estoy dispuesta a seguir llenando el camino de luz :)
    Deseo que estés gozando de buena salud. Cariñosos y resplandecientes saludos.

    ResponderEliminar
  48. Minha querida amiga, Cristina!
    Que a luz sempre perdure na nossa caminhada!
    Mesmo que os medos estejam presentes!
    Um beijinho sorridente!
    Gratidão!
    🌸🌷🌸Megy Maia

    ResponderEliminar
  49. una historia de lo mas interesante, feliz dia

    ResponderEliminar
  50. Pase a visitarte y desearte una buena semana que disfrutes plenamente Saludos

    ResponderEliminar
  51. Cristina, te dejo mi abrazo entrañable y agradecido por tu presencia en mi blog y tus buenas letras, que nos ayudan a todos a vislumbrar la luz, amiga.

    ResponderEliminar

Por favor, deja tu huella y que la luz universal te acompañe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...