sábado, 10 de octubre de 2020

ENTRE EL AMOR Y EL MIEDO.

Durante estos tiempos sin precedentes de momentos inciertos, todos estamos sufriendo a nuestra manera, ya sea soledad, problemas de salud o aislamiento. No importa la escala, ni la intensidad del cambio que se esta manifestando en nuestro Planeta, este no es Tiempo para temer. La Vida es desde siempre y para siempre. Estamos atravesando y abriéndonos a las cosas nuevas que traen los próximos ciclos. Así como la muerte del otoño y el invierno es seguida por el nacimiento de la primavera y el verano, así son los ciclos de la Evolución. Es el acto colectivo más grande de bondad y desinterés que la mayoría de nosotros estamos haciendo, y todos juntos lo superaremos.Esta “pandemia” brinda a todos y cada uno la oportunidad de responsabilizarse de sí mismos, de sus elecciones, de sus hábitos, de descubrir más en sí mismos, de valorar lo que se daba por sentado, de mirar al otro con ojos agradecidos, y darse cuenta de lo que se pierde en cada momento inconsciente de la vida automática. 

Ahora mismo el mundo entero que se encuentra sumergido en el temor y en la incertidumbre del momento en que vivimos. Nuestra realidad nos ha hecho poner los pies en la tierra y nos ha demostrado lo frágiles que somos. Muchos se han solidarizado con su prójimo y otros en cambio se aprovecharon de la situación. Los tiempos difíciles que atravesamos son sin lugar a dudas una oportunidad de acercarnos más a nuestra esencia y conectarnos con nuestro maestro Interior. La transformación definitiva ocurre cuando nos quitamos la armadura y bajamos las armas para que podamos reconocernos en todas nuestras capas, las más claras y las más oscuras. Por favor no entren en pánico, sean paciente y amable consigo mismo, esa es la clave. En este caso específico y actual de esta “pandemia” todos tenemos la oportunidad de darle más espacio al Amor dentro de nosotros mismos... o al Miedo. Siempre es una elección.

Un abrazo de amor y luz.


jueves, 1 de octubre de 2020

PODER CREATIVO.


Ella baila graciosamente a través del exuberante césped de la existencia,
consciente de su belleza, fuerza y ​​poder creativo.
Ella acuna con alegría la vida en su cálido abrazo, alimentándola gentilmente con semillas de Amor.
En su profunda sabiduría, sabe que el silencio cura todas las heridas.
Ella está en paz con todo lo que Es.
Su única locura es su confianza inocente, vulnerable como los pétalos de una rosa, resistente como el viejo roble.
Ella ve la luz en todos sus hijos y allana el camino con guijarros de armonía.
No se dejará desviar por las voces disidentes.
Sabe que solo la colaboración puede dar frutos saludables.
Por cada vez que cae, se levanta más gloriosa y los tesoros que carga están más allá de cualquier límite imaginable.
Ella es la ligereza intangible que sonríe a través de la vida.
La corriente del Tao fluye irresistiblemente hacia la nada.

Un manantial de infinitos potenciales que encuentran su camino hacia la forma, mientras ella y el se vuelven Uno.
Y, ay, no hay ella ni el, solo todo, solo Ninguno.
Cada uno entero, completo.

Reduzca la velocidad, honre este aliento, aquí, ahora, con profunda gratitud, permita y abrace el pasado y el futuro en el presente, en su presencia, más allá del miedo.
Que lo femenino y lo masculino juntos tengan espacio para que la existencia se manifieste amorosa, pacífica, armoniosa, generosa, aquí y ahora.
Un abrazo de amor y luz.

martes, 25 de agosto de 2020

LA MUERTE DEL YO


Hoy el yo está de duelo,
llegó a su fin su camino retorcido,
se rinde a lo evidente de su triste destino,
y toma las riendas de su nuevo camino.

Cómo pudo estar tan ciego, se pregunta,
no ver es daño que se hacía.
Se creyó protagonista de una obra,
que a él no pertenecía.


Cual muñeco de ventrílocuo creyó,
que era el centro de atención.
De un gran espectáculo de acción,
en el que él siempre tenía la razón.

Todos le admiraban y reían,
sus gracias, lloros y alegrías,
hasta que un día esto no pasó,
y se preguntó qué sucedía.

Buscó largamente la respuesta,
hasta olvidarse de la obra expuesta,
y en su desesperación algo estalló,
que hasta él mismo le sorprendió.

No entendía su reacción,
lo que pasaba le superaba,
y buscando una solución,
hacia atrás miró.


Y entonces se dio cuenta,
que algo a su lado había,
recordando lo olvidado,
que siempre estuvo y estaría.

Eso que allí había,
era lo que le daba la vida.
Que tremenda ilusión tenía,
de su realidad nada entendía.

Como piedra se desplomó, y confirmó,
que sin aquello a su lado ni siquiera existía,
pues si el ventrílocuo le dejaba,
en un trozo de madera y tela quedaba.


El yo lloraba, su muerte se acercaba,
atravesando la agonía,
que a un gran vacío lo arrastraba.
Y en el vacío se quedó pensando,
en lo que vendría a continuación.

La respuesta en el ventrílocuo estaba.
Sintiendo esperanza pensó,
que si ocupaba su lugar sin más ambicionar,
encontraría la paz que tanto esperaba.
Y en el silencio se quedó,
esperando la muerte que no llegaba.


Y entonces comprendió,
que no era una muerte sino una renovación.
Como un fénix que de sus cenizas renace,
se levantó y ocupó su lugar en la función.
Y recordando su camino entendió,
que toda había estado en perfección.

El ventrílocuo solo esperaba,
observando la dura batalla,
sabiendo que a su fin llegaba.
Ahora el yo siente alegría,
pues entiende su lugar en la vida,
Y junto al ventrílocuo ahora espera,
que se abra la frontera.


Ya nunca será lo mismo,
atrás quedó el abismo,
que a ciegas saltó sin miedo,
para dejar paso a un nuevo ciclo.
Tranquilo el yo descansa,
para su nueva andanza.

Ya no siente temor,
de lo que asome en derredor,
Pues el ventrílocuo le guía,
y siente que todo se alinea en su vida.


Ya no tiene preocupación,
pues ahora comprendió,
que todo para su bien es dado
y nada puede pasar de malo.

Atrás dejó la resistencia,
y es feliz en su ausencia.
Esperando un nuevo día,
para ver por donde el ventrílocuo le guía.


Se acabó, ya terminó la agonía,
Y lo que pase mañana,
espera tranquilo con alegría.
El yo ya está preparado,
para lo largamente esperado.

Este escrito es de mi hija.

jueves, 2 de julio de 2020

EL OTRO NO EXISTE

Nadie te hace nada; todo te lo haces a ti mismo. La ilusión de creer que los demás te hacen algo, te mantiene cada vez más lejos de tu Ser y de tu poder interior. Los otros sólo vienen a mostrarte lo que todavía no has sanado, por lo tanto, los necesitas. Necesitas de ellos como un niño necesita de su madre. Sin ellos, no podrías hacer consciente lo inconsciente; no podrías evolucionar y ver las heridas que aún continúan en tu interior. Cuánto mas tiempo te quedes en la posición de víctima, más demorarás tu florecimiento. Responsabilidad total; eso se necesita en el camino espiritual para madurar y encontrar la paz.
El dolor que llevas en tu interior, convoca todas y cada una de las experiencias que atraviesas. Es gracias a ese dolor que llegan las personas conflictivas a tu vida. Ellos son en realidad ángeles: te están ayudando a que veas, sanes, te liberes y crezcas. Pero tú sigues preso de la terquedad; continúas mirando hacia afuera, buscando responsables por tu sufrimiento. Si quieres construir sólo relaciones maravillosas; llenas de amor, armonía y respeto, ocúpate de tus reacciones. Tienes que pulirte y fortalecer tu estima tanto pero tanto, hasta que logres no reaccionar tal cual un títere emocional cada vez que te ofenden y devolver con amor y comprensión toda conducta ajena errónea.
Si te escapas de las personas conflictivas, las atraerás nuevamente. Porque como te he dicho; las necesitas. Entonces te estarás en realidad escapando de ti mismo. Estas personas se irán solas cuando hayan cumplido su misión, es decir, cuando finalmente hayas sanado tu corazón herido.
Un abrazo de luz y amor.

lunes, 15 de junio de 2020

EL VIAJE DE LA VIDA EL MÁS DIFÍCIL.

El viaje de la vida a veces parece largo y difícil, pero si has llegado hasta aquí, es porque has  llegado más lejos de lo que tu alcanzas a darte cuenta. Toda experiencia en la vida es una lección, es una oportunidad para demostrarnos lo que somos, para probarnos, para crecer, para avanzar, para sacar, en cada instante de nuestra vida, lo mejor de nosotros mismos. Ni que no seamos conscientes, es aquí donde todos venimos a aprender muchas experiencias, tanto negativas como positivas.
A veces no somos capaces de ver en nosotros cosas que quizás con mayor facilidad vemos y criticamos en los demás. Pocas cosas resultan tan interesantes como descubrirnos  a nosotros mismos, saber reconocer nuestras cualidades, qué predomina en nuestra mente, ser honestos y sinceros y poder decirnos, sin sentirnos culpables. He sentido envidia, he sido egoísta, me siento inseguro, tengo miedo, no debí haber hecho esto, soy arrogante, no tengo paciencia.
Somos Maestros y Estudiantes al mismo tiempo. Somos invencibles, fuertes, luchadores y guerreros, así nos concibió nuestro Creador. En nuestra vida, pasamos por muchas situaciones, nos enfrentamos a muchos escenarios y muchas veces las cosas no resultan como esperábamos, sin embargo, es menester seguir adelante, tener la voluntad de enfrentar nuestro destino, de depurar nuestros pensamientos para ser capaces de apagar las tormentas que nublan nuestra vista, de secar nuestras lágrimas, para de nuevo retomar nuestro camino.
Un abrazo de amor y luz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...