viernes, 8 de enero de 2021

EL ESPÍRITU NO TIENE REGLAS

Los estudiantes estaban inusualmente tranquilos esa mañana cuando entró el Maestro. Se acercó al atril y les hizo una señal con la mano para indicar que era hora de apagar sus teléfonos móviles. Nadie tuvo que hacer nada; ya sabían que el Maestro tenía tolerancia cero con las interrupciones telefónicas durante sus conferencias. La primera regla del día se puso en marcha sin conmoción. “Imagina un mundo lleno de seres soberanos”, comenzó el Maestro. "¿Habría necesidad de alguna regla?" Ningún alumno respondió, por temer la humillación de dar una respuesta incorrecta. Después de una larga pausa sin respuestas, el Maestro preguntó: "¿Cuáles son las principales directivas del espíritu?" Los veteranos guardaron silencio. El Maestro llamó a Amy. "Um, no creo que exista una Primera Directiva del Espíritu, pero podría estar equivocada", respondió en voz baja. El Maestro sonrió. Amy piensa que el Espíritu no tiene una directiva principal. "Entonces, ¿Cuál es el punto del Espíritu si no hay una directiva principal?" preguntó Mark el Filósofo. El Maestro usó la pregunta de Mark para lanzarse a su conferencia. La pasión llenó su voz y brilló en sus ojos. “Exactamente”, dijo el Maestro, “¿qué sentido tiene si el Espíritu no tiene una Directiva Primaria? “El espíritu no tiene reglas de ningún tipo. Nunca las tuvo, nunca las tendrá, no las necesita. Necesitan pensar que el Espíritu tiene una agenda, llena de reglas. El espíritu es libre y, por lo tanto, ustedes son libres - cuando estén listos- porque ustedes son Espíritu. El Maestro paseaba por el frente del salón mientras los estudiantes contemplaban este concepto radical de que el Espíritu no tiene agenda, ni reglas, ni directivas o requisitos. El Maestro sabía que era algo pesado, especialmente para los nuevos estudiantes.

Las leyes y las reglas humanas están diseñadas para ayudar a los individuos y a los grupos a vivir en cooperación entre sí. "Volvamos a lo básico. Continuó el Maestro, "llevemos esto al nivel humano. Hay unos 7 mil millones de seres con alma en este planeta. Se vuelve bastante ruidoso, como todos ustedes ya saben. Cuando los humanos comenzaron a desarrollar los idiomas, una de las primeras cosas que hicieron fue crear pautas comunitarias. "No se golpeen la cabeza con una piedra". "No roben el cerdo de otra persona". Ahora las llamamos leyes. Estas pautas finalmente se pusieron por escrito, y esto dio origen a políticos y abogados. Las reglas engendran más reglas y, por lo tanto, más control. El control es una forma de alimentación energética. Absorbe la libertad de la energía y la pasión de la vida. Las reglas pueden ser una forma de tener una comunión saludable con los demás, pero también pueden usarse para dañar a otros al imponer un control innecesario. “Vivimos juntos en un planeta abarrotado, con aproximadamente 52,5 veces más de leyes y reglas que realmente se necesitan. Los gobiernos, las empresas, las religiones y los abogados están profundamente comprometidos con estas leyes, por lo que no van a desaparecer pronto. De hecho, se escribirán más leyes a medida que aumente la población y a medida que la tecnología cambie la vida cotidiana. ¿Entonces que pueden hacer? No es posible ignorar las leyes porque seguramente irán a la cárcel. Tratar de rebelarse contra las leyes es inútil. Hay demasiadas, y no es por eso que están aquí en el planeta ahora mismo. ¿Entonces qué es lo que hay que hacer?"

Fue Amy quien rompió el silencio. Esta vez su voz fue fuerte y firme. Podría vivir en un océano de leyes humanas, pero no necesito tener reglas dentro de mí. El verdadero "daño" de las reglas es cuando yo creo las reglas en lugar de armonía para mí. Entonces el canto de mi preciosa alma se convierte en energía disonante. Eventualmente afecta mi bienestar físico y psicológico. “He pasado los últimos 31 años de mi vida”, continuó, “aceptando el abuso y el ridículo de los demás, convirtiéndolo en mis reglas y leyes internas. Esto es lo que me ha aprisionado, no las reglas de los gobiernos ni de otros humanos. ¡Ya no más! Libero todas y cada una de las reglas que me he impuesto. Soy un ser libre, no importa cuántas reglas artificiales existan en el mundo que me rodea ".Amy volvió a sentarse lentamente en su silla. La habitación estaba totalmente en silencio. Sin decir una palabra, el Maestro salió a un lugar donde los estudiantes no podían verlo. Las lágrimas rodaban por su rostro. Una estrella más acaba de encenderse en el universo.

Un abrazo de amor y luz.


42 comentarios:

  1. Las reglas no serían necesarias si todos escucháramos nuestro corazón al actuar. Sabía lección la de hoy.
    Un abrazo, Cristina

    ResponderEliminar
  2. Muy feliz viernes y qué lección más bonita hemos aprendido, mejor dicho la teníamos que saber ya.Te dese todo un feliz año y que tus letras nos acompañen en el camino, nos dan sabiduría y nos calman el alm., Un fuerte abrazo lleno de luz

    ResponderEliminar
  3. ¡Adorable! Intuía que tendría un final así, pero de todas formas la expectativa me llenó de emoción.
    Comparto la idea que se propone en la historia, por convivencia se siguen normas, algunas las podremos romper, ignorar y transformar, otras no, pero el punto trascendental de todo es que nuestro interior no posea ataduras innecesarias. No tenemos por qué amarrar las alas de nuestra alma ni reprimir nuestro corazón.
    Siendo ese maestro yo también habría llorado de alegría.

    En mi regreso se siente cálido y agradable ser la primera persona a la que visito y justo a penas actualizas. No sabía que escribías historias así y me ha parecido bonito. Quizás te interese algo que he puesto en mi blog ;)

    Un abrazo de luz y de re-encuentro.

    ResponderEliminar
  4. Creo, asumiendo tu texto, que las reglas mismas son las que generan diferencias obran como cepos. Una bondad universal, que acerca es la que debe imperar, espíritu de bien que no codicia, ni capitaliza. UN abrazo. Qué buen texto reflexivo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Demasiadas reglas no sirven para nada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Las reglas no me convencen demasiado, si cumplo alguna es sin saber que lo es. Abrazucos

    ResponderEliminar
  7. Difícilmente asumo ciertas reglas, mis principios básicos y elementales actúan sobre mi corazón y hasta la fecha que ya son años me han funcionado muy bien.
    Me gusta tu relato amiga Cristina, el maestro intentaba transmitir algo que pocos intuían o captaban.
    Un fuerte abrazo Cristina y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta querida amiga, es difícil evitar vivir sin reglas, pero sin duda no podemos permitir que influyan negativamente en nosotros. Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Su cabeza estaba llena de ruido...Pensamientos y sentimientos le angustiaban la existencia sin orden ni concierto para llevarlo al borde de la locura. Las manías dominaban sus actos y sus intenciones. Las reglas de adentro y afuera excedían con creces sus posibilidades para hallar un equilibrio. La vida era un tormento desde que despertaba hasta que por la noche se echaba en la cama para dormir. Todavía podía aún dormir y a ratos; era lo que añoraba para evadir ese precipicio que lo empujaba a la sin razón. La mirada a veces estaba perdida en la nada cuando la noción de realidad jugaba con su mente en extrañas formas de visión...y era un adolescente de 16 años.

    Poco a poco su razón se fué minando de fantasías y de sueños inalcanzables. Suspendía los cursos y se llevaba las reprimendas de sus padres. Huía de la realidad fría con la soledad que lo acuciaba apartándolo de los demás chicos. Una bomba se fraguaba en su mente y nadie tenía idea de lo que le pasaba. Al parecer es un chico raro, sólo eso, comentaba el profesor con otros compañeros. Poco a poco se fué aislando. La obsesión le angustiaba, los complejos se hacían más patentes y una voz, el día menos esperado, le ordenaba en su cabeza cosas absurdas que debía de hacer. Entonces llegó el cataclismo.

    En el recreo comenzó a hablar solo, a reirse solo, a gruñir solo, a gritar, a llorar, a dar patadas al aire y los niños lo tomaron por un payaso al verlo de aquella forma tan estrambótica. Por un momento, tuvo un atisbo de razón. Su mente entró en calma y el ruido cesó. La voz profunda y clara de su corazón le habló por un momento. Era la pureza de su espíritu quién vino a rescatarlo para que tuviera conciencia de donde estaba metido. Se puso de rodillas en el suelo cubriéndose la cabeza con sus manos y los niños se reían aún más inconscientes. El ruido de nuevo comenzó a sacudirle, la voz enferma de su cabeza le hablaba con ordenes absurdas y un grito de pedir auxílio salió de su boca implorando un: ¡¡SOCORROOOO!!. Todos los niños reían; todos menos una niña que se abrazó a el llorando...

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristina,un escrito precioso!!Creo que las reglas,esas que a veces nos corta nuestra libertad y hasta hace que perdamos nuestra armonía interior nos la ponemos nosotros mismos. Muchos besos y miles de gracias por una lección más:)

    ResponderEliminar
  12. Nós fomos educados a fazer o
    que nos ensinam e como somos
    preguiçosos não cogitamos fazer
    nada diferente. (eu, no caso)
    Bom fim de semana e um beijo,
    Cristina.

    ResponderEliminar
  13. Hermosa historia en la vida hay que ser libre de reglas y prejuicios . Siempre tratando de no hacer daño a nadie. Te mando un beso y buen fin de semana. Extrañaba leerte.

    ResponderEliminar
  14. Muy bonita historia amiga, me voy reflexionándola. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Cumplir las reglas de nuestro corazón.
    La historia es realmente preciosa y con mucha enseñanza.
    Un encanto leerla. Y, sin duda, reflexionar.
    Un abrazo cariñoso.


    ResponderEliminar
  16. Belissimo texto Cristina! Muito bem fundamentado. Gostei!

    Un abrazo de luz!

    ResponderEliminar
  17. Magnífica esta entrada que compartes con tus lectores, estoy convencida de que nos vendrá bien para reflexionar sobre ella y ser mejores personas libres de espíritu.
    Cariños y buen domingo, por esta tierra está todo nevado y estamos a bajo cero.
    kasioles

    ResponderEliminar
  18. Hola Cristina, qué regalo nos haces hoy a través de esas imágenes y a través de esa libertad de espíritu.
    Yo también pienso que somos prisioneros de nuestras propias reglas, de aquellas que nos autoponemos a nosotros mismos, sin darnos cuenta de que forman una jaula a nuestro alrededor.
    Vivir en libertad es volar, es disfrutar de todo lo que haces y sientes. Ser. Sin más.
    Muchas gracias de veras por este regalo. Besos :D

    ResponderEliminar
  19. Cristina, tu post hoy nos impulsa a "SER CON LIBERTAD". Dejar de lado reglas y normas que nos impiden mostrarnos con autenticidad. El corazón mueve nuestras palabras y actos, debemos escucharlo, ahí está el maestro que nos mueve hacia adelante. La historia que nos regalas es conmovedora. Cada cual es dueño de sus actos, nada debe atarlo o amordazarlo. Las leyes y reglas son para convivir en paz con los demás, pero dentro de cada uno su espíritu libre le marca el camino.,
    Mi gratitud y feliz entrada de año, Cristina.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  20. Gracias por compartir esta fabulosa reflexión Saludos

    ResponderEliminar
  21. En un momento en el que vivimos, recluídos y precisamente lleno de reglas y normas, es liberador pensar en la libertad del espíritu. A veces pienso que es de los pocos reductos que nos quedan para vivir en libertad, pero ¿Hasta que punto se puede ejercer una total libertad del espíritu estando encarcelados?
    Muchos besos Cristina.

    ResponderEliminar
  22. Muy buena entrada, tiempos en los
    que estamos viviendo sin poder salir
    como usualmente lo hacíamos,me agrada
    tu reflexión.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  23. Somos libres interiormente nuestro espíritu es libre pero vivimos atados a las reglas, a las leyes, eres libre si cumples la ley. Eres libre cuando sientes que haces el bien, que vuelas interiormente hacia la luz... Me encanta leerte, Cristina. Gracias. Mi abrazo con los buenos deseos de un año feliz. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Muy bello cuento, lleno de sabiduría y agudeza. Estoy completamente de acuerdo; las reglas se hicieron para guiarnos y no para encarcelarnos. La liberación llega cuando tú eres tu propia ley porque estás en armonía universal y de modo completamente natural aplicas la regla escrita en las estrellas con letras de oro: amar a los demás como a ti mismo.

    Un beso para aquel perrito mágico que se te fue, y otro para tu alma :)

    ResponderEliminar
  25. Me quedo con la enseñanza, con la reflexión y con saber utilizar las reglas adecuadamente.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Cmplir las reglas está bien, pero no seamos prisioneros de ellas. La libertad del espiritu es primordial.
    Buena noche y cuídate. Gracias por la entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Olá minha querida amiga Cristina!
    Eu prefiro sentir - me um espírito eternamente livre!
    E muito sonhadora!
    Um abracinho iluminado!
    Megy Maia💛🌟💛


    ResponderEliminar
  28. Las reglas humanas se hacen para administrar la vida de muchos , por lo mismo siempre van hacer violentadas incluso por aquellos que las dictan...
    otra cosa son las reglas del corazón...más aun las espirituales ...hay mucho por donde sondear en este tema.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hay demasiadas reglas pero también tenemos que pensar unos en otros porque sino nos respetamos..... ¿de qué sirve estar aquí?. Hay poca empatía en este mundo y eso es una pena. Ojalá no hicieran falta las reglas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola Cristina, gracias por tu generoso comentario. Sabias enseñanzas nos dejas.
    ¿El ser humano está en capacidad de auto regular su conducta y vivir armoniosamente en sociedad? No creo. La libertad interior de pensamiento y espíritu en cada persona, siempre debe primar. Nuestros pensamientos de justicia e igualdad nos hace libres. No hay mejor regla que nuestra propia consciencia. Hacer el bien sin mirar a quien.
    Un abrazo grande y bendiciones para este año.

    ResponderEliminar
  31. Obrigado por acordar mais esse dia, Sr dos milagres nós ensine amar e ajudar os nossos irmãos.
    Peço pela minha saúde.

    8

    ResponderEliminar
  32. Lo mejor sería respetarnos unos y otros y mucho mejor pensar en los demás, no todos los humanos pensamos igual...
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  33. eres arte tu escribir me enseña te dejo abrazos inmenso desde el mar hasta tu casa

    ResponderEliminar
  34. Hola, Cristina
    Un texto magistral, para reflexionar.
    Un placer leerte, te envío un abrazo fraternal.

    ResponderEliminar
  35. El texto que escribes hoy nos hace reflexionar sobre la libertad interior.
    El tema es profundo y delicado.Todos queremos ser libres,pero cada cual la interpreta a su conveniencia.Unos piensan que si hacen lo que quieren son libres,pero sufren las consecuencias de sus actos.
    Pienso yo que es libre el que reflexiona y opta por lo mejor aún a costa de algún sacrificio. Hay en uestro interior un Maestro que sabe y quiere enseñarnos a ser libres; debemos escuchar con atencion y hacer caso.
    Gracias Cristina por tus enseñanzas.
    Un abrazo fuerte



    ResponderEliminar
  36. Precioso y luminoso texto, Cristina. Da gusto leerte y hoy que pude, lo disfruto con alegría. Me encanta las imágenes que alcanzas... Quizá todo es interior, quizá todo está en conocer el mundo que llevamos dentro. Como decía Alfonsina Storni:
    "¿Qué mundos tengo dentro del
    alma que hace tiempo vengo
    pidiendo medios para volar?"
    La libertad, dicen, que sólo es una palabra. Pero hay quien a esa palabra le pone alas...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Cristina, feliz año nuevo!
    Ando a caballo entre Montes y Madrid y tengo desatendido mi blog, pero estamos bien.
    Me alegra saber que también vosotros seguís aguantando.
    A ver si acabamos con esta anómala situación y podemos volver a nuestra rutina.
    Mientras llega ese momento, te dejo un abrazo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  38. Hermosa composición, muy querida Cristina.

    Me acomodaste de aquello que dice “ cuando el alumno está listo el maestro aparece “.

    ResponderEliminar
  39. Muy buen escrito. Nuestra ley interior sometida frente a leyes establecidas creadas por no se quien. T mando un abrazo

    ResponderEliminar

Por favor, deja tu huella y que la luz universal te acompañe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...