sábado, 19 de noviembre de 2016

LAS LUCIÉRNAGAS

Hay pocas cosas más encantadoras, en todo el sentido de la palabra, que las luciérnagas en la noche. El recuerdo de las luciérnagas cuando éramos niños puede ser uno de los más fantásticos: pequeñísimos insectos emitiendo luces aquí y allá, alucinadamente. Pero además de su carismático show de luces, las luciérnagas son insectos maravillosos. 
Las luciérnagas son quizá los insectos luminiscentes más conocidos, son escarabajos, miembros noctámbulos de la familia de los lampíridos. La mayoría de las luciérnagas tienen alas, lo que las distingue de otros insectos luminiscentes de la misma familia, conocidos comúnmente como gusanos de luz. Según la latitud del planeta suelen llegar más en verano que en invierno.
En las partes más nórdicas lo hacen en las noches de verano, mientras en los países que más se acercan al ecuador, lo hacen en las noches de invierno. Las luciérnagas aman la humedad, por ello viven en sitios cercanos a pantanos o en zonas boscosas. Su poética intermitencia lumínica es una danza hermosa en busca de pareja, y encontrarlas es siempre una experiencia estética importante.
Las luciérnagas, consideradas por los niños como pequeñas hadas o insectos mágicos que se iluminan en la noche, son el principal atractivo en los bosques y prados de Nanacamilpa, en el estado de Tlaxcala, donde ahora existe un santuario para la conservación de esta mística especie de escarabajo.
                                                                                 
   Quién pudiera volver,? 
A la noche
de los bichitos de luz,
con duendes en los ojos,
rocío entre las manos
y sonrisas en la voz.
Como podría retornar 
hacia aquella infancia
de las noches con sol.
Columpiarme entre sombras
y luz del farol,
del parque de barrio,
rodeado de luciérnagas.
                                               
                                                                

45 comentarios:

  1. El Universo que nos rodea todo el tiempo, nos ayuda directamente, y siempre está a nuestra disposición, para que al través de él, nos descubramos a nosotros mismos. Volviendo a ser niños, retornando a nuestra actitud valerosa de siempre preguntarnos el porque de todas las cosas, de soñar, de imaginar y de volver a ser creativos. A todos vosotros, os doy las gracias por vuestros comentarios, por vuestra amistad. Le doy gracias a la vida de tener la oportunidad y el privilegio, de aprender cada día de seres humanos como todos vosotros...
    Gracias por existir.

    ResponderEliminar
  2. Tan ciertas tus palabras como la belleza de las luciérnagas, me encanta todolo que rodea a la Madre Tierra donde observo como actúa y aprendo de ella. Saludos desde
    http://nacerdelatierra.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu entrada Cristina, porque hace unos años me acorde de las luciérnagas que veía de pequeña y que ahora ya no se veían. Hace dos veranos las volví a ver y éste también las he vuelto a ver, son preciosas y sigo creyendo que son pequeñas hadas. Un gran abrazo de luz

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina!

    Me encanta que hables de las luciérnagas ¡Qué maravilla de la naturaleza!

    Como sabrás, en mi familia somos viajeros y una de las estampas que se ha quedado marcada en mi mente de por vida era un campo en Gambia que teníamos que atravesar cada noche lleno de luciérnagas. No hubiera llevado mucho tiempo cruzarlo, de no ser por el tiempo que nos llevaba pararnos a observar las ciento o miles de luciérnagas que nos rodeaban en plena oscuridad.

    Más tarde, cuando mi hija creció, recuerdo que las cazaba por la noche con su padre en Sri Lanka con una botella transparente y, cuando ya las había analizado lo suficientemente de cerca, las soltaba para seguir contemplándolas al volar.

    Todos estos recuerdos son los que me has hecho revivir al leerte, y por ello te estoy agradecida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hermosa entrada poetisa, en el lugar que vivía de niña, en las sierras de córdoba Argentina. Le llamábamos Tuquitos, eran muy luminosos y grandes de verdad, con mi hermano que ya no está físicamente, jugábamos y los cuidábamos con mucho amor. Me llevaste a un mundo tan hermoso como mi niñez, muchas gracias por poder captar esos maravillosos momentos vividos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cristina Mi agradecimiento por sus visitas, es un placer pasar por su blog, bello Poema, y linda recepción, si nosotros los seres humanos cultiváramos nuestro corazón nuestra Alma brillaría cada día.
    Buen fin de Semana Saludos

    ResponderEliminar
  7. Nunca oi tantas veces y en diferentes sitios, añorar tanto el pasado, pro hay algo claro el pasado no regsresa, pero aun no teniendo cinco años igual puedes ver, seguiran siendo preciosas
    besos

    ResponderEliminar
  8. Esas luces las aprendí a conocer y conectar desde niña...perseguí al atardecer sus luces de oro por entre bosque
    cerca de un río...en las noches nos iluminaron caminos en medio de la oscurana...
    son regalos divinos haber sabido ver en ellas esa energía que nos conecta+y nos hace poderosos en algún momento de nuestras vida

    me encanta eso que sean el refugio para quien busca y espera
    encontrar el amor...

    ResponderEliminar
  9. Precioso este post. Poco recuerdo de ver luciérnagas de pequeña. Si te aseguro que hace ya unos 10 años cuando íbamos de camping salimos a un pueblo cercano y al volver se nos hizo de noche. Alrededor de la cunetas había unas luciérnagas que mostramos a los niños. Que ilusión les hizo al verlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hermosa entrada. Cristina. me has recordado la infancia, y si, les llamábamos bichitos de luz.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  11. Que poesía mas linda, me ha encantado lo que nos has contado de las "hadas de luz"- Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Cristina.

    No he tenido nunca la oportunidad de ver ninguna luciérnaga en mi vida, y leyendo tus texturas narrativas me has despertado mi lado más soñador y me encantaría ver este acontecimiento de la naturaleza tan bonito y luminoso.

    Me imagino ver a estos pequeños seres junto a un cielo estrellado y creo que sería una experiencia maravillosa.

    Inspirada y bonita poesía para rematar un texto muy inspirador.
    Te mando un fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las luciérnagas son muy bellas y siempre me ha parecido un milagro su belleza. Me encanto tu poema

    ResponderEliminar
  14. No he tenido el placer de verlas jamás, ya me gustaría, pienso que deben ser unos momentos mágicos, como para inspirar un hermoso poema, que es lo que tú has hecho y desde luego, para no olvidar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Es una bellisima entrada, que nos devuelve al pasado a esas noches de verano donde salíamos a buscar su magia.
    besos

    ResponderEliminar



  16. Dicen que las almas perdidas vuelan en forma de Luciérnagas; iluminando su inocencia por perder el amor que de alguna manera se fué...Vuelan y parece que flotan en la magia nunca jamás vista; portando en su vientre el amor verdadero que se dá para no morir allende de la vida por vivir.


    Por la noche en completo silencio, cuando sólo se escucha el respirar, las Luciérnagas iluminan un trocito de cielo en pos de aquel que dió su vida por amor...y yo pobre de mí, en mis palabras busco una explicación para calmar mi hambre, mi sed, mi angustia por todo aquello que soñé y que se perdió en el vuelo luminoso de lo que nunca jamás vendrá...


    Las Luciérnagas encienden mi alma en centenares de vuelos sin rumbo portando aquello de lo que nunca fué. A veces, sin sentir soledad, mi intimidad se embarga por aquellos besos no cumplidos pues fueron los más preciados por ellas; portando en su silencio las alas batientes abiertas al cielo en unas horas sin luz solar...y mi corazón vuela con ellas encendido de su luz por dar fé a lo que sentí.


    En esta noche fría, las palabras recuerdan y alzan su voz al cielo de las Luciérnagas que seran sueño cuando mis ojos pesados se cierren. Aquel amor vive en libertad y no se imaginan lo mucho que me cuesta dejarlo prender en este insecto que según su naturaleza, es la de recoger los amores perdidos...

    ResponderEliminar
  17. Por aquí ya casi no se ven, es una pena; donde si vi bastante fue en Venezuela, cuando viví allí. El poema es precioso. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Luciérganas. Esos míticos seres de los cuantos infantiles...

    Me sorprendí ya de mayor descubrir su forma. Hoy, todos los años en el valle salimos mi nieta y yo a recorrer cierto espacio en el que abundan y a contarlas. Toda una experiencia de convivencia y diálogo entre ambos.

    Un abrazo, Cristina.

    ResponderEliminar
  19. Una preciosa entrada. Hace mucho tiempo que no veo luciérnagas, por mi tierra casi han desaparecido.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me has recordado mi infancia cuando esperábamos con ilusión que llegara la época de las luciérnagas; nos encantaba cogerlas y jugar con ellas.
    ¡Precioso poema!
    Buen domingo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Muy bonito texto y un poema hermoso.

    Y muchas gracias a tí por tus bellas letras de las que tanto aprendemos.

    Felicidad por siempre y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  22. Qué bonita entrada, hace años que no contemplo luciérnagas, una pena, pero no abundan por los lugares por los que me muevo, ¡Habrá que cambiar! ;) Un placer pasar por aquí, como siempre.

    ResponderEliminar
  23. Tus palabras son maravillosas y alentadoras siempre, por eso me hace feliz visitarte. Y como no, yo que amo los bichitos, me encantan las Luciérnagas y las noches de junio y julio siempre salgo a observarlas, y esto me recuerda que tengas fotos que poner en el blog. Muchas gracias Cristina. Un millón de besinos.

    ResponderEliminar
  24. Una preciosa entrada. Cuando era niña y mi padre me llevaba de pesca, me encantaba que llegara la noche para ver alguna luciérnaga, siempre se veía alguna, la cogía y se la ponía a mi padre en la gorra. Recuerdos maravillosos de esas hadas del bosque.
    Bonita poesía.
    Abrazos azules.

    ResponderEliminar
  25. ¡Cómo me gustaría presenciar un espectáculo así!
    Muy dulce entrada; nunca deberíamos perder la mirada infantil.
    Un cálido abrazo, y gracias por tu comentario en mi blog :)

    ResponderEliminar
  26. gracias por tu visita y tu cariñoso comentario.
    Al leer tus bellos versos he vuelto a ser niña ,teníamos un pequeño jardín en casa y por la noche a mi hermano y a mí nos gustaba verlas lucir.
    ¡¡¡que bella es la infancia!!!...¡¡¡que hermosa la vida!!!hermoso amar.
    besos

    ResponderEliminar
  27. Todo lo que dé luz, bienvenido sea.

    Besos:))

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola! Me ha gustado tu blog y ya tienes una nueva seguidora ;) Me quedo por aquí y espero que puedas pasarte por mi blog y quedarte.
    Nos leemos. Kisses ^^

    ResponderEliminar
  29. Bonita entrada y en cierto modo homenaaje a estos peuqeños insectos de luz. Yo sólo las he visto una vez y ya cuando era mayor y me sorprendieron... son mágicas. Un Abrazo y buena semana :)

    ResponderEliminar
  30. Hola Cristina, que linda entrada y cuantos recuerdos has despertado en mí. Cuándo era niña mi padre me llevaba en las noches de verano, a la Iglesia derruida de Malhincada, donde entre sus húmedos muros vivían las luciénagas y todo era magia, me ponía sobre mis rubios cabellos esos gusanitos de luz como si tuviese una corona... y sobre mis hombros y bailaba a la señorita luna, que se movía con los mismos movimientos que yo... esos recuerdos están vivos en el alma, como verdaderas vitaminas de luz.
    Pero no sé que ha ocurrido Cristina, las ruinas de la Iglesia continúan estando allí y el camino de las esparragueras, pero no hay luciernagas, no sé porque dejaron ese habitat que durante muchos años fue su hogar y huyeron a algún otro lugar.

    Mi cariño con un gran abrazo desde el alma.
    Nines

    ResponderEliminar
  31. Hola Cristina.
    Ya he dado un repaso, la verdad es que estos insectos no los conozco, sí, los gusanos de Luz.
    En las noches de verano esas lucecitas con el canto del grillo, hace soñar.
    Gracias por esta información, las fotos son preciosas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  32. Me alegro volver de nuevo a tu espacio, Cristina, y encontrar la luz de las luciérnagas, que nos recuerdan la magia de lo invisible...De todo aquello que nos rodea y que participa del misterio viviente...Es una gozada leer de nuevo tus posts y entrar en la magia de la palabra y del sentimiento, amiga.
    Te agradezco de corazón tu presencia, tu cariño y tu amistad. Durante este tiempo que he llevado en silencio, he reflexionado y he podido sentir la cercanía de todos vosotros...Nada es en vano, lo que damos vuelve y la presencia divina late en todas partes. Te dejo mi gratitud, mi abrazo y mi cariño siempre, Cristina.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  33. De vez en cuando, no todos los años, cuando estoy en el pueblo, aún puedo ver alguna que otra luciérnaga ¡cómo disfrutan mis nietos alrededor de su luz!
    Este año no he visto ninguna, habrá que esperar.
    Gracias por esta entrada, me has hecho recordar.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  34. Aquí se ven mucho en los campos, que lindo post Cristina, gracias por compartir :*

    ResponderEliminar
  35. Disfrutadas en distintas etapas de mi vida
    Mis hijos desde pequeños las disfrutaron por estos lugares
    Hoy aunque el progreso masivo ha llegodo, aun en el jardincito las luciernagas nos visitan
    Conmovedeor leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
  36. Que bonita entrada Cristina. Yo, algunas veces las he visto. Es encantador.
    Un placer venir a tu casa Cristina
    Besos miles
    Isa

    ResponderEliminar
  37. Boa tarde, maravilhosa partilha com palavras significativas.
    Continuação de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  38. !Que encantadora y mágica entrada!
    Me encantan las luciérnagas, me recuerdan mi niñez y mis abuelos. El poema es toda una ternura, precioso. Un placer leerte, Cristina.
    Beso

    ResponderEliminar
  39. Una entrada bien hermosa Cristina, el tono romántico con que tratas la luz de las luciérnagas me ha gustado. Yo nunca he visto una. En mi tierra las llamamos "cuques de llum"
    Un abrazo
    Júlia

    ResponderEliminar
  40. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí ^^
    Espero que puedas pasarte por el mío (: Un beso (-:

    ResponderEliminar
  41. Ainss... qué maravilla de recuerdos me has traído con esta entrada.
    Aquí hay un lugarcito donde rebotan cabañas y nos encanta ir, porque está plagado de esos bichos. Nos quedamos hasta el amanecer viéndolos. Jaja.
    Un abrazo muy grande, mi Cristina.

    ResponderEliminar
  42. ... perdón, rentan, no rebotan, jajaja.

    ResponderEliminar
  43. Una entrada que me ha traído buenos recuerdos de cuando éramos pequeñas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Muy feliz fin de semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Oh, no he visto luciérnagas. Así que es agradable de leer tu post acerca de ellos y mirar fotos interesantes. Saludos.

    ResponderEliminar

Por favor, deja tu huella y que la luz universal te acompañe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...